Historia

BREVE HISTORIA DE LA VILLA DE COCA

Prehistoria

Grupos humanos se instalan esporádicamente en los terrenos de Coca en el período postneolítico (aproximadamente 3500 años a.C.), pero es desde el Bronce Antiguo (2400 a.C.) hasta la Primera Edad del Hierro cuando podemos hablar de grupos más o menos numerosos afincados en puntos de los alrededores de Coca.

Surge como un núcleo de población estable entre el 750 y el 550 a.C., como una pequeña aldea situada en lo que es hoy la zona de los Azafranales. Los restos arqueológicos nos hablan de una aldea de unas dos hectáreas de extensión con viviendas redondeadas, con paredes de adobe y techumbres de madera cubiertas de ramas y paja.

La base económica de esta Cauca era la agricultura cerealista, estando la ganadería en un segundo plano. Su población sería de unos 300 ó 400 habitantes.

Cauca romana

Posteriormente esta aldea daría lugar a la Cauca vaccea, a partir del 550 a. C., que sería asediada varias veces por los ejércitos romanos en su conquista de Hispania. Esta Cauca vaccea, tendría una extensión de aproximadamente 20 hectáreas y no menos de 6.000 habitantes. Sus casas estaban fabricadas de adobe y tapial, con cimientos en algunos casos, cubiertas de materia vegetal y sus plantas son cuadrangulares. Una muralla protege la zona más vulnerable de la población.

Esta Cauca vaccea era una ciudad independiente en su gobierno y estaba dirigida por un senado o consejo de ancianos. Su economía estaba basada en el cereal y se hablaba un idioma céltico aún poco conocido, pese a que su escritura se realizaba con caracteres ibéricos.

En el año 151 a.C. el cónsul romano Lúculo atacó Cauca, sin motivo aparente, logrando tras una breve resistencia la rendición de la ciudad, bajo garantías de un rescate en plata de cien talentos (2.216 kilos). Lúculo traicionó las condiciones de rendición y ordenó asesinar a todos los pobladores en edad de luchar.

Años más tarde Escipión, volvió a la ciudad de Cauca, tal vez influido por sus recuerdos como lugarteniente de Lúculo. En el año 131 a.C. hizo acopio de víveres en Cauca antes de dirigirse a Numancia donde invernó.

En el año 74 a.C. el general Gneo Pompeyo por medio de un engaño (envió soldados que fingieron estar heridos, para tomar las puertas de la ciudad) tomo la ciudad en represalia al apoyo que ésta había prestado a la causa de Sertorio.

Durante esta época Cauca es una de las principales ciudades de los vacceos y en el año 134 a.C. renovó un pacto de hospitalidad con la comunidad amallobrigense de los Magilancos.

Durante el Bajo Imperio, nace en Cauca el que más tarde será Teodosio I el Grande, último emperador del oriente y el occidente.

Alta Edad Media. Visigodos

El Castillo

El paso de los pueblos germanos, sobre todo de los visigodos, por la villa de Coca, está constatado arqueológicamente mediante la necrópolis de El Cantosal y documentalmente mediante varios documentos en pizarra.

 

Alta Edad Media. Invasión árabe y Reconquista

Pasada la época visigoda, entramos en una época oscura para esta zona. Tras la invasión árabe, es posible que los caucenses vivieran pacíficamente entre moros y judíos hasta que diversas circunstancias provocaron las masacres de sarracenos por las tropas de Alfonso I de Asturias.

En el año 939 fue arrasada en la campaña de Abd Al-Rahman III contra Simancas, siendo colonizada nuevamente a partir de 1085, fechas en las que se levantaron las murallas medievales utilizando los restos romanos y visigodos que existían.

A partir de esta repoblación surgen las "Comunidades de Villa y Tierra", siendo Coca cabeza de una formada por las aldeas comarcanas, que con el paso del tiempo fueron conquistando algunos derechos: Coca, Villagonzalo, La Nava, Bernuy, La Fuente, Villeguillo, Santiuste, Moraleja, Navas de Oro y Ciruelos.

En el siglo XII la Comunidad de Villa y Tierra de Coca tuvo problemas con sus Comunidades vecinas, concretamente con la de Cuellar, por la posesión del término de Navas de Oro, resultando éste dividido entre las dos Comunidades.

La villa de Coca siempre fue tenida por una paraíso por los monarcas españoles. El mismo Alfonso VIII compró una heredad en la villa por 500 maravedís. Bajo su reinado la Comunidad de Coca participó activamente en la Reconquista, especialmente en la batalla de las Navas de Tolosa, peleando las milicias de la Comunidad de Coca en el ala derecha a las órdenes del rey de Navarra.

Baja Edad Media

Las crónicas de los reyes castellanos nos dan infinidad de datos relacionados con Coca. La crónica de Alfonso XI nos relata la conquista de Coca por caballeros al servicio del infante don Pedro.

También durante el reinado de Alfonso XI participaron las milicias caucenses en el Cerco de Algeciras.

Relatan las crónicas de Pedro I, que la villa de Coca se puso de parte de su hermano Enrique.

Durante casi un siglo de la mitad del siglo XIV a la mitad del siglo XV, la villa de Coca perteneció a los reyes de Navarra.

La primera vez que el apellido Fonseca aparece relacionado con Coca es relacionado con la prisión en la villa de un hijo bastardo de Pedro I, a instancia de su nuera Beatriz de Fonseca, esposa de Pedro de Castilla, nieto de Pedro I.

Don Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, aprovechó los revueltos acontecimientos políticos para obtener la villa de Coca, por donación de Juan II de Navarra.

Este marqués, cambiaría posteriormente esta villa a Alonso de Fonseca por la de Saldaña, pasando en 1452 a la familia Fonseca.

A raíz de que los Fonseca se establezcan en Coca, esta población se ve implicada en varios acontecimientos que marcaron la historia de España en la segunda mitad del siglo XV, siendo uno de los puntos estratégicos de la guerra entre Enrique IV y su hermano el príncipe Alfonso.

Antes de finalizar el siglo XV, al gente de la villa de Coca se verá presente en uno de los hechos más importantes de ese período: la conquista del Reino de Granada. Don Alonso de Fonseca, señor de Coca, participa en el año 1487 con un contingente de veinte jinetes, siete escuderos y veintiún ballesteros. Su hermano Antonio, Capitán del Reino, participa con 159 lanzas. En la campaña final de 1490-1491, el capitán don Antonio de Fonseca participa con ochenta y una lanzas.El siglo XVI.

Guerra de las Comunidades

Durante la Guerra de las Comunidades (1520-1521), la villa de Coca tomó parte muy activa. Tras el fallido intento del Alcalde Ronquillo por tomar Segovia, éste se retiró a Coca, donde el señor de la villa, Antonio de Fonseca recibió la orden de reclutar tropas y junto con las de Ronquillo tomar la artillería de la ciudad de Medina del Campo.

Tras el incendio de Medina del Campo, las tropas comuneras quisieron tomar Coca y su fortaleza, desistiendo dada la inexpugnabilidad de las mismas.

Durante todo el período de la Guerra de las Comunidades, la villa de Coca se mantuvo fiel al rey, enviando refuerzos contra los comuneros que sitiaban Torrelobatón.

En esta época el principal aprovechamiento de esta villa y tierra son los pinares, aunque sembraban también rubia y azafrán. Había variados oficios, porqueros, tejeros, fieles, panaderos, molineros, mesoneros, tenderos, mesegueros, segadores, pregoneros, pastores, pegueros, herreros, carboneros, guardas del pinar, etc.

Las grandes heredades tenían viñas, huertas y azafranales, siendo el vino de coca en el siglo XVI reconocido como uno de los mejores de España.

Durante el siglo XVI y siglos sucesivos, se produjo en la villa, como en el resto de España, una gran emigración a América. Prueba de esto son las varias poblaciones y zonas de América que llevan el nombre de Cauca.

La crisis de los siglos XVII y XVIII

A partir del siglo XVII se produce en la Comunidad de Villa y Tierra de Coca una gran decadencia económica y poblacional, al igual que en el resto de Castilla, siendo en el siglo XVIII cuando varios de los pueblos de la jurisdicción de la Comunidad ganan la exención de jurisdicción y pasan a ser Fuente de Santa Cruz, Nava de la Asunción, y Santiuste de San Juan Bautista

En el año 1807, comenzó a funcionar en la villa la fábrica de vidrio aneja a la de La Granja, promovida por el conde de Montarco. Esta fábrica sólo estuvo en funcionamiento un año, ya que en 1808 al producirse la invasión francesa, dejó de funcionar, no reanudando su actividad al acabar la guerra.

Guerra de la Independencia

Vista general sureste

El día 2 de diciembre de 1808 es ocupada la villa por una división de soldados franceses al mando del general Milhaud. Los habitantes huyen a los pinares, y las tropas francesas dueñas de la villa se dedican al pillaje, destruyendo el archivo municipal, prendiendo fuego a los documentos en la plaza. Estas tropas abandonan Coca el día 4 de diciembre, aunque otras tropas siguen pasando por la villa hasta que el día 28 de diciembre el "El Despeñadero", en un enfrentamiento con soldados franceses mueren tres piñeros.

A finales de enero de 1809 se aposenta en el castillo una guarnición de 25 soldados franceses, para proteger la marcha de los correos franceses, que eran hostigados  en su ruta entre Segovia y Valladolid a su paso por los pinares de Coca. Esta guarnición recibe la orden a primeros de 1810 de replegarse a Villeguillo, de donde también se replegaron dado el acoso de los guerrilleros.

Famosos guerrilleros como Juan Martín "El Empecinado" y Abuín, operaron en los pinares de Coca junto con los guerrilleros locales, y este acoso continuo a los correos y destacamentos ocasionó que a finales de 1811, se instalara de nuevo una guarnición francesa en el Castillo, donde permaneció hasta primeros de septiembre de 1812, fecha en que se desalojó definitivamente el castillo.

Otros datos de interés hasta la actualidad

En 1837, y por Real Orden, queda suprimida, como las demás, la Comunidad de Villa y Tierra de Coca.

En 1861, se funda en Coca la Resinera Segoviana, con la construcción en 1862 de la primera y mejor fábrica para el tratamiento y destilación de las resinas de los pinos. Esto fue posible por la unión entre los hermanos Falcón (inventores del sistema Hugues de resinación por medio de incisiones en el pino), D. Vicente Ruiz Velázquez y D. José Llorente.

En 1876, por Real Orden de 19 de agosto, se constituye de nuevo el Ayuntamiento General de Villa y Tierra, ordenándose a los pueblos de la Comunidad que se sigan rigiendo con arreglo a las Ordenanzas antiguas de 1583.

El día 2 de abril de 1884, queda inaugurada la línea Segovia-Olmedo-Medina del Campo, entrando en la estación de Coca la primera locomotora.

El 31 de marzo de 1900, en sesión extraordinaria de todos los pueblos que componían la Comunidad, se hace una pequeña variación en el régimen jurídico de dicha Entidad, acordándose que en lo sucesivo el régimen y gobierno de la Comunidad lo llevarán los concejales de Coca unidos a tres representantes de los demás pueblos que se llamarían Interventores bajo la presidencia del Alcalde de Coca. Fue suprimido el Procurador General. Actualmente así se sigue rigiendo esta Comunidad de Villa y Tierra.

El día 24 de junio de 1906 visitó el Castillo de Coca S. M. el Rey D. Alfonso XIII.

El día 30 de marzo de 1907, con motivo de la procesión del Silencio, se inauguró la luz eléctrica del alumbrado público de la Villa. El día 3 de mayo del mismo año, se instalaron los focos de luz eléctrica en la Iglesia Parroquial de Sta. María la Mayor, cuyo sostenimiento corrió a cargo del Ayuntamiento.

El día 6 de septiembre de 1908 se declaró un terrible incendio en las instalaciones de la fábrica de resinas de la Unión Resinera Española, que pudo acabar con la destrucción de la villa si hubiera explotado un depósito de 108.000 kilogramos de aguarrás. Afortunadamente, se extinguió el fuego sin que esto ocurriera.

En el año 1953, se inauguró en Coca el Instituto Laboral, uno de los primeros de España, que durante muchos años ha sido centro de la educación de la Comarca, ya transformado en Instituto de Educación Secundaria.